martes, 5 de febrero de 2013

PERCY FERNANDEZ A EVO MORALES: CARNAVAL CRUCEÑO PATRIMONIO CULTURAL INTANGIBLE DE BOLIVIA, SANTA CRUZ DE LA SIERRA CIUDAD EDUCATIVA TAMBIEN

Señor Excelentísimo Presidente de Bolivia

Señor Vicepresidente de Bolivia

Señoras Presidentas del Senado, de Diputados y Diputadas

Señor Presidente en ejercicio del Concejo Municipal

Señores y señoras autoridades nacionales, departamentales y locales

Señorita Daniela Saucedo Rivero, Reina del Carnaval Cruceño

Queridos amigos, queridas amigas, pueblo cruceño carnavalero de toda la vida




Transmito a su Presidencia y al Congreso Nacional la alegría de Santa Cruz de la Sierra y sus casi dos millones de habitantes por la aprobación y promulgación de la Ley que declara al Carnaval Cruceño, Patrimonio Cultural Intangible de Bolivia, rango que nos enorgullece a todos por el reconocimiento de nuestra fiesta grande, la fiesta de todos, los que carnavaleamos y los que no carnavaleamos también.

Detrás del Corso de Carnaval y los tres días de mojazón y pringazón, detrás de la Coronación de la Reina y de las reinas de cada comparsa, detrás de la reunión de comparseros y comparseras para precarnavalear y participar en las fiestas de los niños y niñas como padres, tíos, abuelos y toda la familia y en las fiestas de los adolescentes y adultos, hay miles de personas que mueven lo que podemos llamar la industria del carnaval:  costureras, bordadoras, peinadoras, diseñadores, estilistas, maquilladores, artistas plásticos, músicos, compositores, poetas, actores, actrices, acróbatas, artesanos, soldadores, carpinteros, choferes, sonidistas, tramoyistas, arquitectos, escenógrafos, guionistas, fotógrafos, periodistas, videastas, en fin, multitud de profesiones y oficios que se movilizan gran parte del año, con creatividad, entusiasmo e ilusión, produciendo decenas de actividades relacionadas e integradoras de todas las culturas que habitan nuestra capital.

Cada quien a su manera participa de nuestro carnaval:  la mayoría lo disfruta y quienes no les gusta carnavalear también participan con su opinión y su manera de compartir la vida del carnavalero que sí o sí habita en cada familia cruceña.

Esta Ley es un homenaje a una porción de nuestra cultura: la fiesta popular mayor, que tiene su época del año en los meses de enero, febrero y marzo, pero que se enciende en el espíritu del cruceño apenas comienza a tronar la banda el día y el lugar que sea.  Esta Ley me trae a la memoria esos versos de "... Cuando muera el Carnaval, yo con él voy a morir..." y me emociona que además del espíritu cruceño imperecedero ahora también la Ley que lo reconoce en el Carnaval nuestro, nos redobla el entusiasmo para que jamás muera el Carnaval de la amistad, de los abrazos con respeto, de las mujeres hermosas y los hombres galantes bailando al son del taquirari y la tambora.

Decía, Presidente, que esta Ley honra una porción importante de la cultura cruceña y en la que además, el Gobierno Municipal está invirtiendo para el presente y el futuro de la misma, en una gran vía acondicionada con tribunas e infraestructura adecuada para el Corso Carnavalero y todas las manifestaciones culturales masivas de Santa Cruz de la Sierra, como desfiles escolares y cívicos, festivales de danzas, de teatro, de gastronomía, ferias estacionales temáticas, etc.

Esta inversión, Presidente, acompaña a esta parte festiva de la cultura cruceña, la cual es parte de nuestra formación cultural como lo es la educación.  

Este Alcalde, como casi todos los cruceños de su edad, también es carnavalero desde siempre, como también desde siempre tuvo la bendición de asistir a la escuela pública y gratuita cruceña.

Y la educación pública y gratuita cruceña, Presidente, es parte de nuestras tradiciones y de nuestro acervo cultural.  En 1634, cita nuestro historiador Humberto Vázquez Machicado, el Cabildo de la ciudad presidido por Antonio Suárez, nombraba a Mateo de Vargas maestro de escuela, textualmente "por ser persona de buena vida y costumbres" comprometiéndolo a "enseñar a escribir y leer a todos aquellos que lo quisieran aprender", agregando que "tendrá escuela pública donde enseñará..."

El mismo historiador Vázquez Machicado, citando a Julio A. Gutiérrez, se refiere al Censo General de la República en 1900 donde "En instrucción elemental ocupó Santa Cruz el primer lugar con el 59% de alfabetos; y en cuanto a la población absoluta que gozaba de instrucción elemental entonces, Santa Cruz no sólo conservaba el primer lugar, sino que con sus 74.724 instruídos elementales formaba la tercera parte de los 217.513 que en toda la república sabían leer y escribir.  Teníamos el 59% de alfabetos, cuando había departamentos que sólo tenían el 8%..."  

El afán de aprender que caracteriza al cruceño era universal, tal como referían por ejemplo, los libros botánicos y zoológicos del francés D'Orbigny y sus manuales de disección y de dibujante naturalista que quedaron en Santa Cruz en 1832 y fueron apropiados por jóvenes cruceños que siguieron sus pasos de observación e investigación de la maravillosa naturaleza cruceña.

Una de las mayores aspiraciones de este Alcalde ha sido devolverle a Santa Cruz la grandeza de su educación pública. Ahora hay una Ley Avelino Siñani, Presidente, y yo quiero contarle que uno de los tantos maestros cruceños de la escuela pública fue Avelino, también, don Avelino Peredo, a quien el Estado nacional boliviano le confirió junto al poeta de poetas, otro cruceñazo, don Raul Otero Reiche, el Cóndor de los Andes en su máxima condecoración en los años sesenta.

En siete años, Presidente, al finalizar este 2013, Santa Cruz de la Sierra tendrá 103 módulos educativos, colegios de primera calidad, con baños suficientes y seguros, aulas conforme a las normas educativas, salas de laboratorio y oficinas de dirección, canchas polifuncionales, atrios aptos para actos escolares y la práctica de artes musicales, teatrales, etc. Grandes, espaciosos, seguros, casi monumentales como todo escolar merece, como todo maestro merece, como todo padre de familia aspira para enviar con seguridad a sus hijos.  Queremos la mejor educación pública y vamos a apoyar, no sólo con la infraestructura, mobiliario y el desayuno escolar, que damos a 250.000 niños, cumpliendo la Constitución y la Ley, sino ejerciendo la más alta función del Estado, porque también los Gobiernos Autónomos Municipales somos Estado y en Santa Cruz de la Sierra, todos sabemos que necesitamos más y mejores maestros, los pedimos al Poder Ejecutivo, al Ministerio de Educación:  nosotros también sabremos invertir en actualización pedagógica, en complementar la formación de nuestros niños como nos enseñan nuestras madres desde siempre, traspasando los saberes de nuestra identidad, de nuestro sentido de pertenencia a esta ciudad, donde no interesa si nacimos o llegamos, sino las cosas, las actividades, los lenguajes, las músicas, las artes, los emprendimientos, los oficios, la alimentación, las formas de cuidarnos, la solidaridad, la hospitalidad, tantos valores que nos unen y nos integran.

Hacemos bibliotecas grandes y públicas para libros, internet y espacios de lectura y estudio pero sobre todo, para provocar que nadie se quede sin lugar donde expresar su avidez de cultura, de información, de educación, Presidente; parques protegidos familiares donde recuperamos miles de hectáreas de arboledas y áreas verdes donde la familia cruceña va feliz y segura, pasea, hace churrasco, juega pelota, comparte con la familia en el ambiente propio de los cruceños, la naturaleza verde subtropical que nos rodea.

Queremos que ningún niño o niña de Santa Cruz de la Sierra se quede sin ir a la escuela pública, que a nadie le falte su desayuno escolar ni un ambiente seguro para desarrollar sus relaciones educativas y sociales, construir sus lazos de amistad y de pertenencia.  Queremos que los adolescentes también tengan acceso a un oficio y a un arte, más allá de su futuro profesional o laboral. Está invitado, cuando quiera, cuando guste, Presidente, a asistir a la inauguración de nuestros módulos educativos: la emoción que embarga a los estudiantes, a sus maestras, a los profesores, a los padres de familia, poniendo lo mejor de sí para ese momento trascendente en sus vidas cuando queda en sus barrios una infraestructura decente, un colegio que les enorgullece porque es el sello de su infancia, la presencia imborrable de la escuela en la vida.

Nos hace falta maestros, Presidente, y también preparación para maestros que enseñen a comer las frutas de la temporada, a conservar la higiene, a leer en el aula, a mejorar la ortografía, a conocer el barrio y cuidarse como personas, a aprender que los conocimientos están en los textos pero también en saber escuchar, en reunirse a compartir las ideas, en practicar deportes y saber que cada uno es responsable de su propia vida y también del derecho de los demás a la suya.

Esta es nuestra cultura, queremos que Santa Cruz de la Sierra sea candidata a ser declarada patrimonio cultural intangible de la educación boliviana. Estamos trabajando todos los días y estamos seguros, señor Presidente, que los Ministerios de Educación y de Culturas nos apoyarán a los cruceños en este camino de toda la vida.

Muchas gracias.

Ing. Percy Fernández Añez,
Alcalde de Santa Cruz de la Sierra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada